Ecuador levanta un muro en la frontera con Perú que reaviva rencillas diplomáticas

El gobierno peruano pidió la inmediata paralización de la obra que, se prevé, estará lista en septiembre. Quito alega que no se trata de un muro como el de Trump sino de un parque fronterizo con una barda.

La pared de hormigón que construye Ecuador en la frontera con Perú tendrá 800 metros de largo y en los primeros tramos construidos ya supera los 3 metros de alto. Fotografía tomada de la cuenta de Facebook de la organización de Derechos Humanos Huaquillas

La construcción de un muro en el canal sobre el río Zarumilla, límite natural entre Ecuador y Perú, revive las viejas rencillas fronterizas entre ambos países. Quito lo niega, mientras Lima protesta.

La pared de hormigón que el gobierno ecuatoriano ya comenzó a construir dividirá a las poblaciones de Huaquillas (Ecuador) y Aguas Verdes (Perú), tendrá 800 metros de largo y en los primeros tramos ya supera los tres metros de alto.

Fotografía tomada de la cuenta de Facebook de la organización de Derechos Humanos Huaquillas

Este texto fue escrito por Soraya Constante para Univisión y es republicado por CONNECTAS gracias a un acuerdo de difusión de contenidos.

Una vez que concluyan los trabajos serán eliminados decenas de puentes improvisados de madera por donde actualmente cruzan mercancías de ida y vuelta, que evaden los controles aduaneros que sí se ejecuta en los dos pasos formales.

La muy activa frontera entre Aguas Verdes (Perú) y Huaquillas (Ecuador). Foto bajo licencia CC 3.0

Los comerciantes de ambas ciudades fronterizas son los más afectados, sobre todo los que se sirven del contrabando. Desde el lado ecuatoriano salen bidones de diesel y bombonas de gas que se comercian más baratas en Huaquillas por el subsidio estatal, y del lado peruano entran frutas, legumbre y textiles que duplican su precio en Ecuador, según un agente de aduanas consultado.

Ecuador, sin embargo, no hablado abiertamente de que el muro vaya a controlar el contrabando. El Ministerio de Vivienda, que ha asumido la vocería oficial en este caso, ha dicho que la pared servirá para evitar las inundaciones que cada año afectan a la población de frontera, y que será parte de un parque que tendrá una superficie de casi 25,000 metros cuadrados y que contará con áreas verdes, juegos infantiles, gimnasio al aire libre y una ciclovía. En un comunicado se explica que la obra completa comprende una inversión de 4.4 millones de dólares y que será inaugurada en septiembre.

El gobierno peruano pidió la inmediata paralización de la obra a través de una nota diplomática entregada el 5 de junio por el director general de América de la cancillería peruana, Hugo de Zela, al embajador de Ecuador en Lima, José Sandoval. La misiva señala que esta construcción
“impacta negativamente en la integración fronteriza”.

Ante la indiferencia de Ecuador, Perú envió a Ecuador una segunda nota diplomática el 7 de junio, en la que solicita una reunión para discutir el asunto, que finalmente se llevaría a cabo el martes 13 de junio en Lima.

Zela pidió que se respeten los términos del acuerdo firmado por ambos países en 1998, que establece que debe haber una separación de 10 metros del canal que demarca la línea de frontera común. El representante de la Cancillería peruana añadió que la construcción de un parque en el margen ecuatoriano del canal de Zarumilla se comenzó a coordinar en las reuniones binacionales de ministros desde 2012, pero la fabricación del muro solo fue mencionada de manera específica en un informe que Ecuador envió a Perú hace pocos días.

Después de la queja de Perú, la titular de la Cartera de Vivienda, María Alejandra Vicuña, enfatizó desde Quito que “los espacios de diálogo permanecen abiertos” y que “todo es susceptible de revisión para llegar a acuerdos”.


Para leer este texto en Univisión, haga clic AQUÍ

Deje un comentario

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre acá